El estado nutricional de la mujer antes y durante el embarazo ejerce una influencia fundamental en el crecimiento y el desarrollo fetal. Un estado nutricional deficiente en el periodo previo a la concepción y al comienzo del embarazo puede aumentar el riesgo de desenlaces adversos del embarazo. Por lo tanto, este periodo periconceptivo se considera un momento importante para realizar intervenciones que promuevan la salud de la madre y, por ende, aumenten la probabilidad de obtener desenlaces positivos del embarazo.

Los defectos de nacimiento, o malformaciones congénitas, son anomalías estructurales o funcionales presentes desde el nacimiento que pueden deberse a diversos factores, entre ellos la carencia de micronutrientes. Los defectos del tubo neural, como la espina bífida, son una de las malformaciones congénitas más comunes.

Los estudios actuales indican que la administración de suplementos de ácido fólico en el periodo periconceptivo, ya sea solos o combinados con otras vitaminas y minerales, puede prevenir los defectos del tubo neural.

Productos

Donde la dieta

no puede llegar